castellano català english





Por David García



El estudiante de nuestra escuela David García, realiza esta reflexión sobre el curso técnico realizado por Hatano Yoshiharu en Barcelona…



Los pasados 5 y 6 de mayo nos visitó de nuevo el maestro Hatano Yoshiharu. Esta vez lo hizo acompañado de sus asistentes Videlmino Scalabrin y Gianluca Asprea. El curso se celebró en sesiones de sábado por la tarde y domingo por la mañana contando con más de 70 entusiastas asistentes; algunos de ellos venidos de fuera de nuestra ciudad de Barcelona.

Aquellos que vienen siguiendo su trabajo aprecian la habilidad de su técnica UKE GO NO GENRI, especialmente en los conceptos de RYU-SUI, TEN-I y KUSHIN. Para ello, Hatano sensei muestra las técnicas ejecutándolas con el apoyo de sus asistentes a la vez que va explicando las sutilezas y los matices haciendo comparaciones con el fluir del agua en el medio natural.

El trabajo técnico pivotó principalmente en el desarrollo de parte del bunkai de los katas SANCHIN, NAIFANCHIN SHODAN, KOSHIKI NAIFANCHIN, PASSAI DAI y SEIPAI. Los estudiantes pudimos ver nuevamente y de forma clara que si bien los katas contienen toda la riqueza del karate Dento Shito-Ryu gran parte de la misma reside oculta y solo sale a la luz cuando se realiza el bunkai. Podríamos decir, y esto es una valoración personal, que más del 50% del bunkai no podrá sacarlo un estudiante por sí solo a no ser que se le de alguna pista adicional bien sea en forma de demostración o en forma de pregunta que estimule a ir un poco más allá de lo que el kata muestra durante su ejecución.




Por otro lado, el concepto BUN BU impregnó la atmósfera durante el seminario. Es necesario entender que la práctica correcta del karate Dento Shito-Ryu para por trabajar tanto los aspectos técnicos como los filosóficos… práctica y teoría. El espíritu de la nobleza y la benevolencia debe inspirar todos los actos que realicemos sea dentro como fuera del dojo. Para ello Hatano sensei expuso el concepto JINTOKU; la limitación de mi conocimiento y la de estas líneas no permiten extenderme en la explicación.

No solo tenemos mucho que practicar repitiendo miles de vez las técnicas sino que yo diría que Hatano sensei en esta ocasión "nos ha puesto deberes" en cuanto a la necesidad de cultivar nuestro espíritu a través de los valores de aquellos pensadores y maestros, como sería el filósofo Confucio, cuyas palabras han pasado a la historia.




David García