castellano català english





Por David García



El estudiante de nuestra escuela David García, realiza esta reflexión sobre el Budosai realizado por Hatano Yoshiharu en Arona, Italia…

Por tercer año consecutivo un grupo estudiantes de nuestra escuela hemos tenido la oportunidad de asistir al Budosai que organiza Hatano sensei en Arona.




Antonio Gea, Carlos Fernández, David García y Luís Lasierra fueron integrantes de nuestra escuela que asistieron
al Budosai 2018


Arona no deja de sorprender como localidad. Su ubicación pre-alpina junto al lago Maggiore se traduce en lo que uno de nosotros podría ver como la fusión entre una localidad costera catalana (con sus establecimientos de restauración abiertos frente al mar) y una localidad pirenaica (con grandes vistas a las cimas de las montañas más altas). Me permito decir que parece una fusión entre "Berga" i "Sitges"; una localidad de tamaño mediano donde los mismos italianos de las localidades cercanas suelen venir a pasar el día o se trasladan para frecuentar los ambientes de ocio nocturno. ĦOs animo a que seamos más cada año los que podamos disfrutar de lo que ofrece al visitante!.

Tampoco nos deja de sorprender el contenido que Hatano sensei nos dicta durante los cuatro días que dura el mismo. Aquellos que tuvimos la oportunidad de asistir a su seminario en Barcelona el pasado mayo podríamos apreciar mucha continuidad en los contenidos elegidos por el maestro en esta ocasión.

El contenido de las sesiones de karate podrían resumirse en una sola frase: repetir hasta mecanizar para poder responder de forma automática. A mi modo de entender en este seminario Hatano sensei optó por profundizar en los detalles de varios de los conceptos del trabajo técnico para llevarnos a las puertas del reto personal. Este reto se produce cuando llega el momento de orquestar los conceptos aprendidos ante técnicas que realiza el adversario de modo no preestablecido mediante jyu-kumite.




Estudiantes de nuestra escuela con maestro Hatano Yoshiharu en el Budosai 2018


El camino didáctico recorrido partió de las aplicaciones de los kata Pinan (o Heian) llegando a los katas Passai-Dai, Seipai y Nipaipo. El objetivo estaba en mostrar las aplicaciones más ocultas (o okuden) que contienen los katas pinan para mostrar que su origen está en katas más antiguas como las citadas. Para ello Hatano sensei selecciono parte de los pasajes de estos katas. La finalidad no era, a mi modo de ver, conocer todo el bunkai sino aquellas partes que tienen los detalles ricos y que desvelan el karate más antiguo sirviendo de muestra para exponer las raíces chinas que influyeron en el karate de Okinawa y que nos ha llegado a nuestros días a través del legado que generó shodan soke Mabuni Kenwa con su estilo Shito-Ryu.

Querer exponer todo lo que Hatano sensei transmitió sería una falta de respecto por mi parte dado que me falta tanto por aprender que apenas debo haber extraído una pequeña parte. No obstante, nuestro sensei siempre me anima a recoger en un texto las notas tomadas en el seminario para que sirvan apuntes sobre lo que allí hemos tenido la ocasión de vivir. Lo he tratado de agrupar en dos ámbitos en los que creo que el maestro trata de pivotar sus seminarios: BUN y BU (ver artículo anterior sobre el seminario de Mayo18 en Barcelona).


Para mi, los aspectos más resaltados en cuanto a BUN serían los siguientes:

- Se debe practicar karate empleando la seguridad en uno mismo. El dojo es como un campo de batalla donde debemos emplearnos al 100%. Es una señal de respeto a ti mismo, a tus compañeros, a tu sensei y al legado del soke.

- La seguridad en ti mismo no significa ser fuerte ni trabajar fuerte. Se trata de trabajar con convicción y con la mentalidad de estar concentrado solo en karate.

- La mejor analogía es el escrito que está grabado en la espada de Miyamoto Musashi que acaba con el mensaje de "tener una actitud de calma durante la tempestad".

- La actitud mental de "estar preparado" fue expuesta mediante el desarrollo del kanji Kamae. éste tiene muchos trazos en común con el kanji Sonae, muy antiguo en la cultura japonés, cuya literalidad tiene que ver con el concepto de anticiparse a los eventos de la vida.


Los aspectos que destacaría en cuanto a BU son estos:

- El trabajo de Kagami (o espejo) por el que los dos oponentes aprender a trabajar simultáneamente y a la misma velocidad.

- La ejecución del Suki como técnica rápida a modo de latigo. Para ello el maestro descompuso una parte del kanji que se podría traducir como "pequeño espacio por donde se cuela súbitamente la luz del sol".

- El concepto de agarre simultaneado; dado que cuando se contacta con la técnica del adversario con nuestra defensa enseguida se debe apresar su extremidad por algunos de los puntos de flexión (kansetsu) de la misma (por ejemplo: codo o muñeca).

- El empleo de Taiatari como parte final en la ejecución de las técnicas. Entrando en el espacio de contrario para "pegarse" y "empujar con la rotación de nuestro tronco".

- La traslación de la energía del mismo modo que el agua corre por una cascada (o Taki). Hay que finalizar las técnicas "bajando" la energía no alargándola en forma de trayectoria parabólica.

- El trabajo de Sanbon jyu-kumite donde el moverse de manera orbital alrededor del oponente; al igual que lo hace la tierra alrededor del sol.


Seguro que me dejo muchas cosas… estas son las que me quedaron más claras. El maestro nos animó a trabajarlas por nuestra cuenta sin importar el que hayamos "pillado" la totalidad de las mismas.

Me gustaría finalizar dando las gracias a nuestro sensei Carlos Fernández por la labor que realiza manteniendo la llama del interés por el karate en todos nosotros así como el ejemplo que da poniéndose al frente del aprendizaje de estos conceptos que si bien no son nuevos para la escuela su dominio e interiorización suponen un reto para todos nosotros.

David García