castellano català english


           


Al Maestro Kenwa Mabuni al igual que a sus contemporáneos, les supuso un gran esfuerzo el poder ser aceptados en el Dai Nipón Butotukai, a partir de su llegada a las islas grandes (Japón).

El karate no fue inicialmente demasiado bien recibido, por su pasado aparentemente chino, así como por su manifiesta falta de estructura formativa y educativa, pero sobre todo por la idea de ser una disciplina considerada entonces violenta.

A partir de ese momento los objetivos del maestro Mabuni y demás maestros de la época, sería hacer desaparecer esa imagen negativa de karate, empezando por crear una mejor estructura general y un Karate educativo pero sin perder su esencia defensiva. Es aquí donde el maestro inicia su sistema o método pedagógico, al que denominamos "MÉTODO MABUNI".


Mabuni Kenwa en Osaka con estudiantes de la época
Mabuni Kenwa en Osaka con estudiantes de la época


La creación y modificación de algunos katas, necesarios para la óptima formación de profesores y alumnos de su escuela, y así conseguir la aceptación social por parte de los organismos oficiales de la época, es el principal cometido del maestro Mabuni en esos momentos.

Estos cambios necesarios, pero sin perder el auténtico espíritu "Jutsu" a veces camuflado "escondido", hacen que el maestro Mabuni cree esos nuevos ejercicios formales o katas. Estas nuevas creaciones contenian un concepto educativo adecuado, como "katas puentes", y como trabajo de defensa personal, estudiando en ellas sus técnicas "Henka Waza" y sus bunkais.


HISTORIA DEL KARATE-DO DESDE LA ERA MEIJI (*)

Tras la abolición del shogunato TOKUGAWA en 1868, la restauración Meiji condujo al Japón del feudalismo a la "democracia". Por tanto, la estructura de clases y la práctica samurai de llevar espada, así como el chonmage (estilo de peinado con moño), se perdieron así como otros muchos fenómenos sociales que simbolizaban las fuerzas autoritarias del feudalismo.
El fenómeno del Budo moderno de Japón, basado en ideologías inflexibles, en profundas convicciones espirituales y en costumbres ancestrales, fue más que una diversión cultural.
En su nueva situación sociocultural, el Budo sirvió, de muchas formas, como otro canal a través del cual la elite gobernante podía encauzar la política nacional (KOKUTAI), introducir los preceptos de moralidad (SHUSHIN) y perpetuar la Niponida (NIHONJINRON).
El Budo moderno, apoyado por el Ministerio de educación, floreció en el sistema escolar del Japón anterior a la guerra. El judo y el Kendo, y otras formas del budo japonés moderno durante el intervalo que siguió a la ERA EDO y que precedió a la Segunda Guerra Mundial, resultaron útiles para producir cuerpos fuertes y capaces y espíritus impávidos para la creciente maquinaria de guerra japonesa.

(*) Período MEIJI
En menos de medio siglo se transformó Japón , de un estado feudal a una potencia industrializada del mundo. Durante el período Meiji, correspondiente al reino del Emperador Meiji (1868-1912), se centralizó la burocracia reemplazando el equilibrio del poder entre el Tokugawa y los dominios autónomos. Un ejército conscripto reemplazó a la autoridad militar de los samurai. Se abolieron restricciones en el emplazamiento de la residencia y empleo, produciéndose un éxodo a Edo, ahora renombrado como Tokio y adoptado como la capital imperial. El gobierno importó consejeros extranjeros y tecnología industrial, comercial, y propósitos educativos. Se enviaron misiones oficiales a examinar las modernas sociedades Occidental. Adoptando el eslogan "país rico, ejército fuerte", Japón se propuso ganar en una situación de igualdad al Oeste. La estabilidad gubernamental era crucial para conseguir este objetivo. En 1873 un nuevo sistema de impuestos proveía un rédito base seguro y fue abolido el sistema feudal. En 1877 el ejército conscripto derrotó a la mayor revuelta samurai dirigida por SAIGO TAKAMORI, la figura principal en la restauración imperial. La inflación redujo el valor de los réditos gubernamentales, y entre 1881 y 1885 una política deflacionista comenzada por MATSUKATA MASAYOSHI estabilizó el dinero. La educación era básica para emerger Japón. Se empezó con un 40% de hombres y un 15% de mujeres alfabetizados, el gobierno Meiji requirió la educación primaria para todos los niños y estableció en 1872 un sistema escolar centralizado. En 1881 presión política interior forzó al gobierno del oligárquico a hacer una constitución en 1889 y un gobierno representativo en 1890. Un hombre de Estado como ITO HIROBUMI se hizo cargo de esbozar la nueva constitución. Se estableció gabinete en 1885, y en 1889 la constitución se promulgó como un regalo del emperador. Japón así se convirtió en una monarquía constitucional, con un Parlamento bicameral (Dieta). El sufragio era muy limitado; sólo 1 por ciento de la población pudo votar en las elecciones de 1890. Además, el primer ministro y los ministros eran responsables sólo ante el emperador, que todavía como se veía como una figura divina. El gobierno representante se desenvolvía despacio, pero la Dieta tenía el mando del presupuesto y poco a poco fue aumentando su autoridad. El conflicto entre la Dieta y los jefes gubernamentales cesó durante la GUERRA CHINO-JAPONESA de 1894-95, en la que Japón demostró su superioridad militar sobre China y aseguró el mando de Corea. La victoria aumentó el prestigio japonés, y en 1902, Japón se alió con Gran Bretaña como una potencia con el mismo poder. En 1904-05 Japón y Rusia lucharon en Manchuria y Corea. Victoriosos en esta GUERRA RUSO-JAPONESA, los japoneses se agregaron el sur de Sakhalin a su imperio de Taiwán y las Islas Ryu kyu; y en 1910 formalmente se anexaron Corea. Durante 1905 Japón fue el mayor poder militar de Asia Oriental y una nación industrializada. Cuando Japón entró en la I Guerra Mundial como aliada de Gran Bretaña, las tensiones de la industrialización eran claras en la sociedad japonesa.